lunes, 2 de octubre de 2017

Las dos Fridas


Exijo una amputación de mí misma, de esa parte educada y elegante que hace fácil la vida de los otros y desgarra la que quiero habitar.
Una amputación como un corte de pelo o una mudanza, sin más dolor que ninguno.
Valentía para aceptar el propio patetismo.
Reconocer quién, cuándo y cómo al ver la señal de un golpe y saber que, para que no vuelvan a herirte, primero has de dejar de golpearte tú.
Y asir tu mano.


Poema: Sonia San Román
De su poemario "La barrera del frío"
Suburbia Ediciones.

Fotografía: internet


Contacto: cosasquesiento@gmail.com
Twitter: @c_grant1 
Facebook: Rita



Poemario: Punto y seguido
Poemario: Se avecinan noches de tormenta



12 comentarios:

  1. Precioso texto Rita. Siempre hay que quererse a uno mismo sin importar lo que digan los demás o lo que piensen, y nunca amputar nada de uno mismo :) Me ha gustado mucho! Está lleno de sentimientos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un texto precioso. Gracias por tu bonito comentario maría.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Bello y profundo. Un buen mensaje a tener en cuenta… Si no nos queremos, estamos perdidos...

    Un placer, querida Rita. Gracias por compartirlo.

    Bsoss miles, y feliz semana 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un mensaje precioso a tener muy en cuenta, como bien dices querida Ginebra.

      Besos.
      Feliz semana.

      Eliminar
  3. Así es, para querer a los demás, primero hemos de querernos a nosotros mismos.

    Muy feliz tarde, querida Rita.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, de otra manera no es posible.

      Feliz semana, querida María.

      Besos.

      Eliminar
  4. Es como una reflexión y muy bien llevada... como mismamente lo hacia la propia Frida. Querer-nos cuesta tanto!!

    Felicidades a Sonia por este poema tan bello y a ti por mostrarlo, mi querida amiga.

    Mil besitos para ambas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta mucho, lo importante es aprender a hacerlo, nunca es tarde. Precioso comentario querida Ana.

      Mil besos.

      Eliminar
  5. Un inteligente y bello poema de Sonia, el que muestras, todo un análisis de una Frida en la máxima esponencia de su dualidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poema bellísimo.

      Gracias por tus palabras Agapxis.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Impresionante... me ha encantado! Un abrazo inmenso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonia escribe muy bonito.
      Gracias por tus palabras, querida Lunaroja.

      Un abrazo.

      Eliminar